Attention A T users. To access the menus on this page please perform the following steps. 1. Please switch auto forms mode to off. 2. Hit enter to expand a main menu option (Health, Benefits, etc). 3. To enter and activate the submenu links, hit the down arrow. You will now be able to tab or arrow up or down through the submenu options to access/activate the submenu links.

PTSD: National Center for PTSD

Menu
Menu

Quick Links

Veterans Crisis Line Badge
My healthevet badge
EBenefits Badge
 

Qué esperar tras el paso de los recientes huracanes: Harvey, Irma y María

 

Public

This section is for Veterans, General Public, Family, & Friends

This section is for Veterans, General Public, Family, and Friends

Qué esperar tras el paso de los recientes huracanes: Harvey, Irma y María

En promedio, 6 huracanes azotan a la cuenca del Atlántico al año. Hasta principios de octubre de 2017 ha habido 8 huracanes y la temporada todavía no acaba. Los huracanes Harvey, Irma y María han llamado poderosamente la atención en los Estados Unidos por su dimensión, fuerza y destructividad. Los huracanes pueden amenazar vidas y causar luto, daños a propiedades físicas y privaciones financieras, además de ser estresantes continuos mientras las personas intentan reconstruir sus vidas.

Como los huracanes por lo general afectan una gran región, también hay una alteración social y comunitaria. El transporte, los suministros de alimentos y agua y las comunicaciones pueden verse afectados. Puede ser difícil comprar los materiales necesarios para las reparaciones y los trabajadores calificados pueden tener una larga lista de espera por sus servicios.

Pero también existe apoyo que se origina por pasar por un evento compartido. Los huracanes se experimentan colectivamente y por lo tanto las personas están conectadas y pueden ayudarse entre sí para salir adelante. Durante el evento en sí con frecuencia escuchamos historias de héroes que arriesgan sus vidas para ayudar a los extraños Después del evento, los sobrevivientes del huracán se ven rodeados por semejantes que pueden entender por lo que pasaron ya que todos lo vivieron al mismo tiempo. El apoyo también puede provenir del público mediante esfuerzos de recaudación, fuereños haciendo voluntariado para encontrar formas de ayudar, y la asistencia práctica de la Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA, en inglés).

Reacciones comunes

Dados los daños y las alteraciones que pueden suceder después de un huracán mayor, no es de sorprender que casi todos padezcan síntomas inmediatamente después. El alivio inicial por estar vivo puede ser seguido por angustia, miedo y rabia. A los sobrevivientes del desastre se les puede dificultar dejar de pensar sobre lo que sucedió, pueden padecer insomnio o sentirse ansiosos o nerviosos. Para la mayoría de las personas estas reacciones disminuyen durante las primeras semanas después del huracán. Para quienes perdieron un ser querido, resultaron lesionados o fueron forzados a reubicarse, estas reacciones pueden ser más intensas y durar más tiempo.

Estresantes continuos

Además de los problemas inmediatos que causa un huracán, existen estresantes adicionales que pueden dificultar retomar la vida. Pueden pasar días o semanas antes que los evacuados puedan regresar a sus hogares para incluso evaluar los daños.  La reconstrucción requiere dinero, tiempo, materiales y trabajadores, todo lo cual puede escasear. Las familias pueden alojar a parientes mientras estos buscan otra vivienda, lo que puede ser estresante para todos. Las personas pueden quedar desempleadas si sus empleadores están reconstruyendo o si no pueden acudir a sus trabajos. Los padres de familia quizá tengan que inscribir a sus hijos en escuelas nuevas si la familia se vio forzada a reubicarse. Los nuevos problemas de salud físicos pueden requerir de atención y los problemas de salud preexistentes pueden empeorar por el estrés. La lista de problemas puede parecer abrumadora.

Cómo salir adelante después de un huracán: Necesidades inmediatas

Después de un huracán grave, las reacciones, las necesidades y las prioridades de las personas variarán dependiendo de varios factores. Un huracán puede causar lesiones o poner en peligro vidas, y provocar evacuaciones o desplazamientos, inundaciones y daños a gran escala, separación de los seres queridos, pérdidas extremas o una percepción de riesgos de salud continuos. Las personas que experimentan estos efectos pueden requerir más soporte psicosocial porque es más probable que estén considerablemente angustiadas.

Inmediatamente después de cualquier desastre, la mayoría de las personas tiene un conjunto básico de prioridades que se relacionan con cinco necesidades básicas:

  • Restablecer una sensación de seguridad
  • Retomar el control y la calma
  • Conectarse con los seres queridos y otras personas
  • Superar la crisis
  • Sentir esperanza, optimismo, fe o la creencia que todo saldrá bien

En general, cualquier cosa que pueda hacer para ayudarse a usted o a otros hacia el restablecimiento de una sensación de seguridad, calma, conexión y esperanza pueden ayudar a la recuperación. Tome en cuenta que los sentimientos de angustia después de los desastres no pueden resolverse mediante una sola acción o un simple remedio. Pero existen algunos principios importantes para recordar:

  • No existe una “forma correcta” para enfrentar estas situaciones. Cada uno necesitamos encontrar la forma que nos funcione, y hay que ser pacientes al aplicar estrategias sencillas y continuas.
  • Hable cuando lo necesite; escuche cuando pueda. A veces ayuda escuchar las perspectivas de otras personas que comparten sus valores y experiencias. Tome lo que ayuda y deje el resto.
  • No tiene que hablar cuando no tenga ganas. Los sobrevivientes a veces mejoran cuando se les da su espacio. Si usted es un ser querido de un sobreviviente, respete su deseo de no hablar si eso es lo que desea. Dele su espacio, y verifique posteriormente.
  • La resiliencia con frecuencia significa enfrentar las dificultades.Los desastres resaltan las fuerzas en la vida que son mayores a nosotros, y nos recuerdas que hay límites a lo que podemos hacer. 
  • El apoyo social es fundamental. El apoyo social positivo toma un papel crucial para ayudar a las personas a recuperarse de la amenaza, el trauma y la adversidad. Reconéctese con quienes tiene más cercanía, o comuníquese con otros que hayan tenido experiencias similares o que sean comprensivos y sabios.
  • Dele tiempo. La resiliencia significa que usted se recuperará con el tiempo; no significa que nunca sentirá el impacto de los eventos traumáticos. Aprender a acomodar las cosas que usted experimenta es un proceso continuo.

Cómo salir adelante después de un huracán: Necesidades de largo plazo

La mayoría de las personas que pasan por un huracán se recuperarán. Tener síntomas inmediatamente después no significa que usted tendrá síntomas para siempre. Las personas que perdieron a un ser querido, resultaron lesionadas o fueron forzadas a reubicarse muy probablemente tendrán reacciones de mayor duración. Recuperarse puede tomar tiempo y puede necesitar que usted aprenda cómo adaptarse de formas nuevas. Lo que usted necesita a largo plazo puede ser diferente de lo que le ayudó inmediatamente después del evento. Estas son algunas estrategias para ayudarle a continuar su recuperación al paso del tiempo.

Estrategias para controlar la angustia continua

Al pasar el tiempo, si usted todavía siente angustia o tiene problemas para desenvolverse, es importante que continúe con actividades generales de autocuidado. Pero quizá también quiera incluir algunas de las siguientes estrategias:

  • Seguridad. Para aminorar las preocupaciones, puede ser de ayuda mantener el enfoque en rutinas específicas de actividades cotidianas.
  • Medios de comunicación. Apague la televisión si ver la cobertura del evento está aumentando su estrés.
  • Solución de problemas. Emprenda un enfoque activo de resolución de problemas ante los retos en curso desglosando los problemas en porciones más pequeñas, que permitan la generación de ideas y la planificación de pasos sencillos y alcanzables hacia las soluciones.
  • Programación de actividades positivas.Trate de participar en actividades positivas, saludables, o significativas. Hacer cosas que son disfrutables, aun si usted no tiene ganas, puede hacer que se sienta mejor.
  • Voluntariado. El voluntariado puede ser también una forma de encontrar significado en ayudar a los demás y construir relaciones con las personas que comparten sus intereses y valores.
  • Control emocional. Busque estrategias positivas para salir adelante que le ayuden a controlar sus emociones. Escuchar música, hacer ejercicio, practicar rutinas de respiración, hablar con los demás, pasar el tiempo con la naturaleza o con animales, llevar un diario personal o leer textos inspiradores son algunas maneras sencillas para ayudar a controlar emociones abrumadoras o angustiantes.
  • Apoyo social. Pase tiempo con personas que le brinden una sensación de seguridad, calma o felicidad, o con quienes usted sienta que pueda apoyarlas.
  • Pensamiento constructivo. Replantee o dirija su atención a la práctica de la aceptación, la oración, o la concentración. También puede usar el humor, o tratar de hacer un balance de los costos y beneficios de aferrarse a pensamientos o comportamientos negativos, y después practicar maneras más útiles de pensar o actuar.
  • Tomar sentido. Reflexione positivamente sobre las personas o aspectos de la vida que usted pudiera haber perdido. Trate de encontrar formas significativas de honrar esa pérdida, ya sea individualmente o mediante el contacto con los demás. También puede cambiar sus expectativas sobre lo que se considera como un “buen día” y reconfirmar a las personas, valores y objetivos en su vida de los que se dé cuenta que sean importantes para usted.

No hay un plazo normal para recuperarse de un huracán.  Puede tomar un largo tiempo para sentirse mejor, dependiendo qué tanto le impactó el huracán. Si usted puede desarrollar sus propias maneras de adaptarse a eventos y situaciones en curso, quizá desarrolle la sensación de poder enfrentar los retos con más fortaleza, un mayor sentido de significado o propósito, o una capacidad para orientar y apoyar a otros en situaciones similares.

Cuándo hay que considerar la ayuda profesional

Si siente angustia o no puede desenvolverse bien, considere buscar ayuda.

Existen profesionales competentes y solícitos disponibles que pueden tratar eficazmente las respuestas más comunes ante los huracanes, como la depresión, la ansiedad, el síndrome postraumático y el duelo complicado. Los tratamientos más eficaces le brindan herramientas para resolver problemas, desahogarse y darle sentido a lo ocurrido, lidiar con el embotamiento o las emociones intensas, y propiciar la resiliencia. Es buena idea tratar de reunirse con un profesional de salud mental al menos una vez.Entre más rápido obtenga ayuda, más rápido se sentirá mejor.

Para quienes necesitan servicios más intensivos, la investigación respalda la psicoterapia enfocada al trauma para el síndrome postraumático como un tratamiento eficaz después del desastre. La psicoterapia enfocada al trauma es un término muy amplio que se refiere a varias psicoterapias específicas para el síndrome postraumático. “Enfocado al trauma” significa que el tratamiento se enfoca en la memoria del evento traumático y su significado. Las psicoterapias enfocadas al trauma usan técnicas diferentes para ayudarle a procesar su experiencia traumática. Por ejemplo, algunas involucran visualizar, hablar o pensar acerca de la memoria traumática. Otras se enfocan en modificar las creencias inútiles acerca del trauma. Por lo general duran alrededor de 8 a 16 sesiones.

Conozca más acerca de Tratamientos eficaces para el síndrome postraumático o compare los tratamientos usando el PTSD Treatment Decision Aid.

Herramientas y recursos de ayuda

  • PTSD Coach Mobile App
    Esta aplicación móvil tiene herramientas que pueden ayudarle a enfrentar reacciones comunes después de sucesos de violencia masiva, como estrés, tristeza y ansiedad. También puede darle seguimiento a sus síntomas al paso del tiempo.
  • Resources for Survivors and the Public Following Disasters and Mass Violence
    Los desastres y la violencia masiva pueden causar lesiones, muerte y angustia psicológica. Esta página enlaza a información para ayudar a los individuos afectados y a sus seres queridos para enfrentar la angustia que puede resultar de estos eventos.

Para ayuda inmediata

¿Tiene una crisis? Usted tiene opciones:

Date this content was last updated is at the bottom of the page.

Share this page

PTSD Coach Online

Tools to help you manage stress.

Search Pilots

Search PILOTS*, the largest citation database on PTSD.
What is PILOTS?

Subscribe

Sign up to receive the PTSD Monthly Update.

The National Center for PTSD does not provide direct clinical care, individual referrals or benefits information.

PTSD Information Voice Mail:
(802) 296-6300
Contact Us: ncptsd@va.gov
Also see: VA Mental Health

FacebookTwitterYouTube